qtq80-AqvoK1

ORIGEN EMOCIONAL – COLESTEROL

El colesterol está vinculado a la sangre, símbolo de la alegría de vivir.

¿Pero que es el COLESTEROL?
El colesterol es un lípido (grasa) necesario para el organismo humano, su función es proteger las paredes de los vasos sanguíneos del desgaste ocasionado por la sangre que circula sin cesar por ellos.

Nuestro organismo lo sintetiza a partir del hígado. Lubrifica mis vasos sanguíneos, alimenta el sistema nervioso y lo mantiene equilibrado, sin embargo el exceso de este lípido obtenido de los alimentos va hacia la vesícula biliar, la cual lo devuelve a los intestinos para su eliminación.
Su función normal es impedir el desgaste prematuro de los vasos sanguíneos por el paso de la sangre, pero si es presente en exceso en el cuerpo, se deposita y reduce progresivamente el diámetro de los vasos sanguíneos.

¿Por qué? Porque ya no tengo alegría de vivir! Para mis adentros, creo que no merezco ser feliz, ser alegre y esta alegría circula mal!

La persona que padece exceso de colesterol tiene tendencia a un autocontrol excesivo.
Siente una gran desconfianza, no sabe entregarse y tampoco es capaz de abrirse y recibir.
Considera la vida como una lucha constante, con muy poco tiempo para la relajación o el disfrute.
Sin duda se trata de alguien que no se ha sentido amado y protegido en su infancia.

Cuando quiero realizar un proyecto, construir o crear algo que deseo especialmente, no consigo recibir ayuda de nadie.
“No recibo el apoyo de mi familia, nadie me ha ayudado a llegar donde he llegado.
“Sólo puedo, por lo tanto, contar conmigo mismo para asegurar mi supervivencia y esto me afecta mucho.”

  • Conflicto: Gente a la que le cuesta construirse.
  • Resentir: “Me construyo yo solo a mí mismo”. “Solo puedo contar conmigo mismo”. “No recibo el apoyo de mi familia”.
  • Triglicéridos: “Lo recibo y yo no aporto nada”.
  • Los dos colesteroles: “El clan apoya a la una (unidos)”.

Estas personas han de ocuparse de sí mismas en cuanto a centrarse en el propio placer de vivir y no en el de acumular logros para probar su grandeza, es un modo de decir NO a la vida.

Puedo tener una subida de colesterol después de ciertos acontecimientos como, por ejemplo, después de haber tomado la jubilación, porque ya no siento la alegría de vivir que tenía con mis compañeros de trabajo o con la gente que encontraba en el trabajo.

Esta subida también se puede dar cuando se ha ido alguien a quien amaba y que me traía alegría en mi vida. Aquí, en lugar de desarrollar una diabetes que es tristeza profunda, mi cuerpo interpretará el suceso más bien como una carencia de alegría de vivir y hará subir el porcentaje de colesterol.

También puede suceder lo mismo cuando pierdo a mi animal de compañía y por fin en una situación que puede causar, conscientemente o inconscientemente, que disminuya mi alegría de vivir en mi vida.

Puede ser el caso también cuando quiero realizar un proyecto, construir o erigir algo que afecciono especialmente pero no consigo recibir ayuda de nadie. Sólo puedo por lo tanto contar sobre mí y esto me afecta mucho.

Si dejo que empeore esta situación, hay riesgo de que algún día tenga un ataque cardíaco. En efecto, si no arreglo la situación que me hace vivir esta carencia de alegría, esto tocará el aspecto de mi vida que es el amor.

Cuando disminuye la alegría, es como si sintiera menos el amor en mí, por esto la carencia de alegría tendrá por efecto afectar mi corazón.

La mayoría de colesterol animal (procedente de las carnes y productos lácteos).

Los alimentos que contienen mucho colesterol representan cierta satisfacción egoísta de mis apetitos.
Me siento bien, sin pensar un instante que este exceso corre el riesgo de cambiar e incluso destruir mi salud! Es una ilusión creer que doy un gusto a mi cuerpo.
Compruebo que me amo de un modo algo demasiado “egoísta o egocéntrico”. Absorbiendo alimentos que contienen demasiado colesterol, reniego de las alegrías de la vida.

Un día, deberé pagar por esto. ¿Deseo yo esta dolencia?

Acepto cambiar inmediatamente dejando fluir la alegría en mí, igual como el niño maravillado delante de las bellezas de la vida!.
Neutralizo mi miedo de vivir en la alegría y acepto que ésta forme parte de mi vida.

La vida es bastante extraordinaria vamos aprovecharla plenamente!!.
Optó por amar la VIDA.
Mis conductos de alegría están abiertos.
No hay peligro en recibir

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *