moño

EL CÁNCER Y LA METAFÍSICA

Un paciente de cáncer puede ser una persona que tiene herida(s) profundas.

  • Se trata a menudo de una persona llena de odio y de resentimiento que carga en sus hombros un profundo dolor o gran(des) secreto(s).
  • Es incapaz de perdonar.
  • Es incapaz de olvidar el pasado.
  • Hace a los demás culpables de que su vida se está destruyendo.
  • Una persona que piensa que es demasiado tarde para solucionar cosas y vive con estas frustraciones

El orgullo mata.
Solo existen amor y odio.
Una cosa te gusta (Amor) o no te gusta (odio).
Una frase te gusta o no te gusta.
Amor u odio.

Amor y odio son sentimientos humanos.
Los animales conocen Amor y supervivencia. Los animales no juzgan, no critican, no opinan, no comentan. Captan vibraciones y de ellas deducen “amor o peligro”.

De todas las patologías el cáncer se averigua ser una de las más fáciles cuando se trata de cambiar la vibración de maligna en benigna.
El obstáculo más grande es la actitud del paciente y la influencia de su entorno.
La persona con cáncer es generalmente extremadamente desilusionada, amargada, enfadada consigo misma, con la sociedad y con la situación de ‘víctima’ en la cual

Consejo: Cuidado con los pensamientos destructivos y rencorosos (venganza, rencores, desear mal a alguien).
Apuntar a otro con un dedo de destrucción es apuntar -al mismo instante- tres dedos cargados de la misma destrucción hacia TI…

Dice LOUISE HAY: Perdona con AMOR y libérate del pasado:

“OPTÓ PARA QUE MI MUNDO SE LLENE DE ALEGRÍA, DE GOZO Y DE FELICIDAD.
ME QUIERO Y ME GUSTO TAL COMO SOY”.

El cáncer se manifiesta a una persona que vive de odio y de rabia hacia otra(s) persona(s). Se trata habitualmente de uno de los padres, un pariente o su pareja. Odiar su trabajo también influye en el desarrollo de un cáncer. Cuando a la persona no le gusta el trabajo, vive por lo menos 10 horas al día en el Odio.

Cuando hablamos de odio y rencores, se supone que la persona no es buena persona. Este razonamiento no cuadra porque estudios confirman que los pacientes de cáncer son generalmente personas extremadamente sensibles que tenían mucho amor, y que han sido terriblemente contrariadas, ridiculizadas, ofendidas, desaprobadas, despedidas, decepcionadas o no se siente aceptadas por los demás (infravaloración).
Este odio es profundo, enterrado al fondo de sí mismo y totalmente inaceptable, porque esta persona que es de naturaleza muy generosa (llena de amor) no cree merecer esta decepción.
No lo puede aguantar dado que no sabe (ignorancia) que está llena de odio y nadie se atreve a decírselo. Sin embargo este odio toma tanto sitio, que las células de su cuerpo acaban por proliferar este odio acabando por invadir todo el cuerpo. Odio siempre destruye, nada se construye con odio y el odio empieza a deteriorar el cuerpo físico.

La célula sana vibra y transmite esta vibración de creación a todas las células del cuerpo (ver en Google: fractales).

Las células cancerígenas se multiplican de la misma manera, a la misma velocidad, pero su vibración es destructora porqué la vibración proviene de sentimientos destructores (odio, rencores, frustraciones del pasado).

La mejor cura contra el cáncer es la transmisión de vibraciones de creación: un plan, un reto, un objetivo y la concentración hacia la obtención del resultado creativo. Dios te creó a su imagen. Tu tarea es crear.

Cuando un paciente de cáncer no es capaz de decirte en menos de dos segundos cual es su objetivo es que probablemente se concentra demasiado en “estoy enferma estoy enferma” y no en ocuparse de crear algo olvidándose de estar enferma. Un paciente que no tiene objetivo, probablemente no sobrevivirá.

Puede venir el cáncer a una persona que siempre ha sido admirada, que siempre ha sido muy gentil, que lo hace todo por los demás, lucha por ellos, y parece que todo va bien, pero interiormente se siente víctima, se deja abusar fácilmente y no asume esta responsabilidad de abandono hacia los otros. Continúa dejándose comer por sus frustraciones, odios, rencores y por los demás.

Gente con tendencia al cáncer, aman intensamente pero de una manera posesiva y rencorosa. Lo hacen de una manera interiorizada y ardiente. “Si no se hace a su manera, se sienten desestabilizadas”.

Muchas veces las personas que tienen cáncer se enfadan con todo el mundo, hasta con Dios por lo que les está pasando. (“¡No es justo, no me lo merezco, ¿porqué yo?, siempre he sido buena persona!”)
Encuentran la situación de inmerecida, de injusta, no les tenía que pasar a ellos.
No aceptan la situación y así no aceptan la curación.

“OPTÓ PARA QUE MI MUNDO SE LLENE DE ALEGRÍA, DE GOZO Y DE FELICIDAD.
ME QUIERO Y ME GUSTO TAL COMO SOY”.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *